10 curiosidades sobre el neuromarketing

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

curiosidades_del_neuromarketing

¿Alguna vez has oído hablar del neuromarketing? Si sabes un poco de que va este tema, probablemente al haber leído el título de este post te habrás imaginado a un pobre consumidor rodeado de cables mientras analizan, por ejemplo, cómo reacciona cada vez que escucha “¡¿Os estáis animando para…? ¡Compra una tostadora!!” en Spotify.

Pero el neuromarketing es mucho más que eso. El objetivo del neuromarketing es poder analizar al máximo la mente del consumidor para poder adaptarnos mejor a sus necesidades y así, satisfacer al máximo sus expectativas y experiencia de compra.

Al final, no deja de ser un paso más allá en la parte de escucha activa de las empresas que desean perfeccionar sus productos y servicios en base a las opiniones de los usuarios. Si eso es todo, ¿qué tiene de especial el neuromarketing para gustarnos tanto? hoy en Klama Comunicación hemos querido recopilar nada más y nada menos que 10 curiosidades sobre el neuromarketing que probablemente no sabías. Y es que el neuromarketing no es un amor pasajero, sino que viene para quedarse. ¿Quieres saber cuáles son?

1. Reaccionamos mejor ante marcas conocidas: Esto es así: reaccionamos mucho mejor al escuchar o recibir impactos de aquellas marcas que conocemos y nos gustan que de aquellas que no nos suenan o no hemos escuchado hablar previamente. Aquí podemos ver reflejadas alguno de los factores innatos del ser humano, como por ejemplo, la tendencia de rechazar aquello que desconocemos.

2. No todo es emoción: El neuromarketing tiene en cuenta los cinco sentidos: todo lo que vemos, escuchamos, tocamos, olemos y hasta saboreamos mientras compramos influye en nuestro proceso de compra. Vale, tal vez no te comas esa camisa, pero todo lo demás lo tendrás en cuenta seguro.

3. La importancia del final feliz: Como en todos los cuentos de Disney, y por muy mala que haya sido toda la película, el final debe ser feliz. Solo de esta forma conseguiremos que el pobre que haya aguantado toda la película al menos se vaya con buen sabor de boca. Lo mismo para con el neuromarketing: por muy mala que haya sido la experiencia de compra, la percepción general del usuario será mejor si el final es bueno.

4. La música no es casualidad: Entras en el probador, te pruebas ese pantalón que tanto te gusta y suena tu canción. Y ya está, oficialmente ya te sientes como Julia Roberts en Pretty Woman. ¡Y que tiemble la visa! Y es que está comprobado, la música que nos gusta despierta estímulos positivos en nuestro cerebro, hecho que al neuromarketing no le podía pasar desapercibido.

5. El olor, otro factor clave: Lo que hueles puede llegar a incrementar hasta un 40% tus posibilidades de compra. Por ejemplo, ir a una panadería con hambre es un suicido para tu monedero, solo por cómo huele el pan o las pastas ya estarás dispuesto a comprar –aunque luego sean del día anterior–. Por ese motivo muchos establecimientos cuentan con su propio aroma o “sello olfativo personal”, precisamente, con la finalidad de estimular a los clientes.

6. La compañía también importa: Totalmente comprobado, ir al súper con los niños es sinónimo de gastar más. ¿Cuántas veces de pequeño te habías dedicado a llenar el carrito de tus padres con galletas y bollería? Nosotras no las podemos ni contar. Ir a comprar con tu pareja… No sabemos muy bien qué decirte, lo que sí sabemos es que si no se gestiona bien puede acabar en una enorme discusión.

7. La palabra “gratis”, nuestra perdición: Los españoles somos así. Si quieres provocar un apocalipsis en el Hipercor solo tienes que coger el megáfono y decir esta palabra mágica: G-R-A-T-I-S. Y ya está, solo con estas seis letras lo tendrás muy fácil.

8. No solo se trata de lo que miramos, sino de cuanto rato miramos: En neuromarketing no solo es importante analizar donde va a parar nuestra vista cuando entramos en un establecimiento o en una página web, sino también tener en cuenta cuánto rato nos quedamos mirando cada objeto, producto o pestaña.

9. La importancia del lenguaje: No sólo se trata de lo que transmites, sino de cómo lo transmites. Por ejemplo, no es lo mismo que una web de viajes en el momento de comprar veas: “Compra ahora” que “Tu viaje empieza aquí”. Evidentemente, tu cerebro va a reaccionar de forma distinta.

10. Primera persona del plural: claims como “I’m lovin’ it” de McDonalds o “No es lo que tengo, es lo que soy” de Viceroy estimulan mucho más que las comunicaciones redactadas en segunda o tercera persona.

Fuente: http://www.klamacomunicacio.com/10-curiosidades-sobre-el-neuromarketing/

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Escribe un comentario

Tu estas Logueado como para enviar un comentario.