¿Qué se necesita para trabajar como freelance en Europa?

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

freelance-europa2

Cada vez más, profesionales que no poseen la ciudadanía europea se van por esta vía. Muchos países de esa región apoyan este tipo de iniciativas porque, para ellos, es sinónimo de creación de empleos.

En este nuevo artículo sobre Trabajar en Europa, veremos las cuestiones que deberás plantearte para ser tu propio jefe en ese continente.

 

Las formas migratorias adecuadas

Antes que nada, debes saber si quieres instalarte por un largo periodo de tiempo o uno breve.

Si te quedas menos de tres meses en Europa, no necesitarás una visa de trabajo. Una visa de turista con un estatus de trabajador independiente de tu país bastará para que puedas cerrar contratos con tus futuros clientes.

En el caso que tengas una estancia más larga en un país europeo, necesitarás tramitar una visa y autorizaciones de trabajo. Para conseguirla, no hace falta que una empresa te ofrezca un trabajo: generalmente, un plan de negocio bien estructurado es suficiente.

Tampoco es necesario que tu plan de negocio sea relacionado con las nuevas tecnologías. Por ejemplo, la constitución de un restaurante o de una consultoría médica puede llegar a convencer al personal de las embajadas si todo está muy bien armado.

 

Las formas jurídicas del proyecto 

Una vez arreglado el tema de las formas migratorias, deberás preocuparte por las formas jurídicas de tu proyecto empresarial.

Deberás elegir entre un estatus jurídico local o del país donde vas a residir.

En Europa, existe una gran variedad de formas jurídicas entre las que podrás escoger dependiendo del número de socios con los que cuentes, del sector de la empresa, de la facturación estimada, entre otros factores.

Es recomendable contar con la asesoría de un contador europeo para saber cuál es la forma jurídica adecuada para tu proyecto.

En lo que se refiere a los costos, en general, no se requiere mucho dinero para crear jurídicamente un negocio. Sin embargo, los gastos para lanzar tu proyecto empresarial pueden ser importantes.

Con 49,500€, Italia es uno de los países europeos donde se requieren más fondos para iniciar tu actividad. Suiza se sitúa en segundo lugar (48,500€).

Afortunadamente, no todos los países europeos se encuentran al mismo nivel que Italia o Suiza. Por ejemplo, en Alemania, necesitarás 19,800€ para arrancar tu proyecto.

 

Los problemas de la fiscalidad   

Existe un principio básico cuando hablamos de expatriación en Recursos Humanos: en el país donde estás trabajando debes pagar tus impuestos. Sin embargo, existen varios acuerdos bilaterales entre países que permiten evitar la doble tributación.

Deberás decidir si quieres tributar en tu país de origen o en el país donde estarás trabajando. Obviamente, esta decisión dependerá de la forma jurídica que hayas elegido para trabajar en Europa.

Por otra parte, esta decisión tendrá un impacto sobre las prestaciones sociales que podrás o no recibir en el país donde estés trabajando (jubilación, seguridad social, etc.).

 

Ubicación 

El último aspecto a considerar en tu proyecto de emprender en Europa es la ubicación de tus clientes.

En los contratos que elaborarás se establecerán las condiciones de ventas. Acuérdate que, según el país, hay cláusulas que no podrás imponer a tus clientes

 

Fuente consultada: https://www.entrepreneur.com/article/303693

 

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Escribe un comentario

Tu estas Logueado como para enviar un comentario.