¿Sabes a qué se refieren cuando hablan de Industria 4.0?

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Un articulo realizado por Patricia Núñez Sanz directora de Canal de Lenovo Iberia y publicado por El mundo nos explica que en la era de la información, los robots y la inteligencia artificial nos muestran nuevos horizontes en el mundo laboral, ayudándonos y facilitando nuestro trabajo. Sin embargo, hay cierto temor y reticencia a acoger con normalidad los beneficios que nos puede aportar esta tecnología por miedo a la destrucción del empleo.

 

industria-4-0

 

La era de los robots

 

Uno de los temas más recurrentes en los eventos tecnológicos es la transformación digital. Las empresas más punteras nos dan su visión sobre su impacto, nos anuncian el cambio de una época y nos alertan de que estamos en plena cuarta revolución industrial, también llamada Industria 4.0. Pero esto no es nuevo.

 

Durante la primera y segunda revolución industrial, la combinación de una serie de elementos, como la mecanización, la máquina de vapor, los nuevos sistemas de transporte y la electricidad, cambiaron el mundo tanto en lo social, como en lo económico y en lo político. Las máquinas se introdujeron en las fábricas para potenciar y optimizar las cadenas de trabajo que previamente eran realizadas por los hombres. Se pueden considerar los primeros pasos de la robótica actual.

 

En la era de la información, los robots y la inteligencia artificial nos muestran nuevos horizontes en el mundo laboral, ayudándonos y facilitando nuestro trabajo. Sin embargo, hay cierto temor y reticencia a acoger con normalidad los beneficios que nos puede aportar esta tecnología por miedo a la destrucción del empleo. Volviendo atrás, y tomando como referencia la tercera revolución industrial, la introducción del ordenador e internet destruyó muchos puestos de trabajo pero, al mismo tiempo, creó muchos otros, en algunos casos de más valor. De todas formas, entre los expertos no hay unanimidad con respecto a lo que va a ocurrir en esta nueva era. En España la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) estima que un 12% de los empleos actuales puedan estar en riesgo pero, al igual que en las otras tres revoluciones, lo que se espera de las nuevas tecnologías es que generen a su vez nuevas oportunidades de empleo.

 

Lo que está claro es que un ejército de robots está en marcha y está avanzando hacia hospitales, empresas de logística, fábricas, aparcamientos, aeropuertos, universidades y un sinfín de sectores que se están reinventando y adaptando a lo que aún está por llegar. Por ejemplo, en las fábricas de automoción, los robots se asentaron hace tiempo y son los que se encargan de ensamblar en las cadenas de montaje, y en las empresas de logística, la inteligencia artificial tiene un papel cada vez más importante y diferencial. ¿Habrías imaginado hace 10 años que unos aparatos completamente autónomos llamados drones pudieran llevar paquetes volando a cualquier dirección? ¿O un coche sin conductor?

 

Sin embargo, y a pesar de los avances en dar un formato humanoide a los robots, la capacidad de interacción y empatía, a día de hoy, no es la misma que la de un humano. Aun así, tenemos iniciativas, como en Japón, donde se intenta combatir el creciente envejecimiento de la población invirtiendo en el desarrollo de robots con el objetivo de ayudar en los hospitales con personas de mayor edad.

 

Todos estos avances tecnológicos en la robótica e inteligencia artificial, que años atrás se veían como ciencia ficción, no son más que el inicio de una nueva y larga era de la cual no hay vuelta atrás. No tenemos que tener miedo a la robótica colaborativa ni a la inteligencia artificial, ya que su combinación puede y debe servirnos como palanca para mejorar nuestra situación social y económica y, en un futuro no tan lejano, podremos imaginar algo que ya no está tan lejos de la realidad: la convivencia entre robots y humanos. Pero, como dijo en 2015 el premio Nobel Stephen Hawking, para que todo funcione, la inteligencia artificial y la robotización tendrán que estar al servicio de las personas y no al contrario.

Fuente consultada: http://www.elmundo.es/economia/2017/04/18/58f5e9bbca4741631c8b45db.html

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Escribe un comentario

Tu estas Logueado como para enviar un comentario.